Jueves,11 agosto, 2022
ÚLTIMA HORA DE LA SIERRA
Inicio » La Salita » Somos Sierra Norte de Sevilla. Marta Cornello y Ezequiel Martínez

Somos Sierra Norte de Sevilla. Marta Cornello y Ezequiel Martínez

Algunos de los miembros de la Asociación Somos Sierra Norte de Sevilla.

Algunos de los miembros de la Asociación Somos Sierra Norte de Sevilla.

Jóvenes de la Sierra Norte de Sevilla han constituido una Asociación cívica que con el título ‘Somos Sierra Norte de Sevilla’, se propone defender la Sierra Norte de Sevilla, la dehesa y el mundo rural que se sustenta bajo las copas de las encinas y alcornoques centenarios que constituyen y forman parte de la dehesa declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.
Para empezar a andar los jóvenes han creado una gestora con presidente, vicepresidente, secretario y varias vocalías: agricultura, ganadería, educación, medio ambiente y marketing. Entre sus intenciones está realizar charlas de captación de jóvenes por los diferentes pueblos de la Sierra, diez en total. Han presentado la iniciativa a los evaluadores de la Red de Geoparques Europeos, con motivo de una exposición de fotografías sobre el Parque, y además recientemente han asistido a unas jornadas para jóvenes agricultores organizadas por Asaja.
La Asociación se ha planteado cinco objetivos: fomentar el cuidado y la conservación de nuestros pueblos y nuestro entorno natural; conseguir las ayudas necesarias para dicha conservación; dar a conocer la riqueza histórica, cultural, gastronómica, paisajística y medioambiental; realizar proyectos de sensibilización y formación sobre el conocimiento y conservación de nuestro entorno; y realzar el verdadero valor del trabajo realizado por los hombres y mujeres del medio rural que contribuyen a mantenerlo vivo.
En la Asamblea celebrada el 15 de julio en la casa de la Cultura de Cazalla de la Sierra, tras la cual se creó una gestora compuesta por una docena de jóvenes, representantes de los diez pueblos de la comarca: Alanís, Almadén de la Plata, Guadalcanal, San Nicolás del Puerto, El Real de la Jara, la Puebla de los Infantes, El Pedroso, las Navas de la Concepción, Constantina y Cazalla de la Sierra; se debatieron los principales temas que preocupan a los jóvenes y a los mayores agricultores, ganaderos y propietarios de fincas que se hallan dentro, o en el entorno del Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla.
La Asociación denuncia la situación en la que se halla el encinar afectado por la seca, que aunque en esta Sierra no afecta mucho si preocupa dada su gravedad en algunas zonas de la Sierra de Huelva. También denuncian los daños económicos y el destrozos sufrido en los encinares y alcornocales como consecuencia de la fuerte e intensa nevada caída el 28 de febrero de 2013 que afectó a varios pueblos de la comarca, y cuyo peso sobre las copas de los árboles desgajó numerosos ejemplares centenarios. Los particulares tuvieron que cargar con los gastos derivados de la limpieza de las fincas afectadas y la retirada de la madera para evitar posteriores incendios forestales, sin que las Administraciones les ayudaran económicamente.
En la Asamblea de Cazalla intervinieron jóvenes y personas bien formadas quienes pusieron de manifiesto lo incomprensible e injusto de una situación en la que desde la Guardia Civil hasta numerosos funcionarios y técnicos de la Administración, acogotan a los productores de ganado y alimentos y a los propietarios de fincas con normativas y con exigencias de rellenar papeles que llegan al ridículo. Si por ejemplo, usted tiene que desplazar ganado (ovino, caprino, porcino, vacuno o caballar) para ir a una feria a exhibirlo, o para llevarlo al matadero, las exigencias del bienestar animal pueden rayar en el ridículo e exigir determinado techo o capota en el vehículo transportín de carga de animales, con especificaciones concretas, que el suelo debe ser de un material rugoso e irresbalable, y si te paran en carretera y te examinan a fondo aplicando la normativa, difícilmente te librarás de una multa que te arruina el día y la semana.
También la nueva exigencia que plantea el CAP (Coeficiente de Admisibilidad de Pastos) ha sumido a los ganaderos, unos 10.000 en toda Andalucía, de ovino, caprino, bovino y porcino, en una nueva preocupación. La superficie afectada si se aplica esta nueva normativa europea, sería de 790.000 has, o lo que es lo mismo, el 54% de la superficie de pastos de la ganadería extensiva andaluza. La excesiva burocracia y el celo en aplicarla tiene sumidos a los agricultores y ganaderos andaluces en el siguiente dilema: o produzco y saco adelante mi ganado y mi explotación empleando todo mi tiempo en esa tarea, para que mi esfuerzo tenga un mínimo de rentabilidad; o tiro la toalla y dejo esta actividad en la que mis padres y abuelos se dejaron el alma y el patrimonio. De optar por la primera de las vías, en la que están la mayoría, hay que apostar duro para no arruinar el escaso patrimonio en la noble e imprescindible tarea de producir alimentos y cuidar el monte, ya sea produciendo carne, leche, queso, huevos, derivados del cerdo ibérico, o bien extraer el corcho de los alcornocales cada nueve años, o bien varear las bellotas de los quercus para que los cochinos puedan alimentarse y cumplir con las exigencias de la categorización de cerdo ibérico puro de bellota, o la noble tarea de criar y cuidar del ganado caballar o de las reses de bravo que emplea a muchas personas y que supone un duro y peligroso trabajo, pero también la enorme satisfacción de seguir manteniendo una raza autóctona española: el toro bravo, la única en el mundo que se exporta a Francia y a varios países de América.
Pero además, de la dehesa viven y trabajan miles de familias de cuya actividad depende la conservación de este patrimonio natural declarado Reserva de la Biosfera. Y no sólo hablamos de la Dehesa de la Sierra Norte de Sevilla, hablamos de Huelva, del Valle de los Pedroches, de Jaén, de la extremeña, de la salmantina, que constituyen un ecosistema mediterráneo único y que debemos conservar para el disfrute de las futuras generaciones. Los bosques de la dehesa contribuyen a mitigar el efecto del Cambio Climático pues las copas de los millones de árboles absorben el CO2 que de otra forma iría a la atmósfera agravando el problema de las emisiones de gases de efecto invernadero, que están colocando al futuro de la Humanidad en una difícil tesitura de supervivencia a largo plazo, esperemos que a muy largo plazo. En los pueblos de la Sierra Norte, y por ende de Sierra Morena, una parte importante vive de la dehesa, del ganado (que actúa de bombero y cortafuego, con su labor de eliminación de pastos) de la conservación ambiental, de guardar esos paisajes increíbles ante los que nos quedamos admirados los urbanitas, y eso sólo es posible gracias a las familias que viven y trabajan en el medio rural. A estas personas guardianes de los pueblos de la Sierra y de la dehesa habría que pagarles digna y suficientemente por su cometido de producir alimentos para la sociedad, y ésta debiera reconocer generosamente la labor de aquellos que mantienen vivo el medio rural.
En la Asamblea de Cazalla nos conmovieron la ilusión y el deseo de los jóvenes de trabajar en común con los padres, con las madres, con los mayores, para sacar a su tierra y a su gente “palante” y para ello están preparando unas cartas que enviarán a la Ministra de Agricultura y a la Presienta de la Junta expresando sus preocupaciones, sus problemas y también sus anhelos ante un futuro incierto. Y pedirán a estas mandatarias, central y autonómica, que flexibilicen las exigencias burocráticas y el papeleo para que cuanto antes, un joven emprendedor pueda poner en marcha su explotación o su pequeño negocio y no se vea atenazado por una maraña de formalidades y exigencias administrativas que lleven a este o a aquella joven, o a sus padres, a cerrar las puertas del campo y emigrar a la ciudad, algo que sería lamentable y que supondría a medio plazo la muerte del medio rural. Esperemos que esta Asociación tenga recorrido e ilusione a los jóvenes que tienen que coger el testigo del relevo generacional en el campo, y en los pueblos, si no queremos que éstos mueran por la negligencia y la escasa atención de los centros de poder que deberían apoyar más al mantenimiento de su supervivencia. Por eso, salud y larga vida a la Asociación Cívica ‘Somos Sierra Norte de Sevilla’.

Marta  Cornello, miembro de la gestora de la Asociación ‘Somos Sierra Norte de Sevilla’.
Ezequiel Martínez, periodista, ex presentador del programa Tierra y Mar y patrono de la Fundación Savia.

Para ponerse en contacto con la asociación pueden escribir un email a somossierranortedesevilla@gmail.com.

Un comentario

  1. Estoy muy satifecho de aver leido este gran articulo y ademas escrito porunos vesinos Mio yo soy de Constantina comparto con todos ustedes la misma revindicacion deveriamos de unirnos Toda la sierra Norte aeste proyeto parapoder llebarlo acabo

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>